La venta al público y la prestación de servicios deben tener hojas reclamaciones a disposición del cliente

Todas las empresas o personas titulares de actividades que comercialicen bienes o presten servicios tienen la obligación de tener un libro oficial de hojas de quejas y reclamaciones a disposición de la persona consumidora que las solicite.

 

Si se comercializan bienes o se prestan servicios fuera de establecimiento o centro fijo:

Todas las personas titulares de actividades que comercialicen bienes o presten servicios deberán tener las hojas de quejas y reclamaciones en formato papel a disposición de las personas consumidoras y usuarias.

Si se realizan ventas a distancia:

En los supuestos de ventas o prestaciones de servicios a distancia, se tendrá que indicar en las ofertas o propuestas de contratación y, en su caso, en los contratos, la sede física o dirección postal donde la persona interesada podrá, a su elección, tener acceso o solicitar la remisión de las hojas de quejas y reclamaciones.

Si se prestan servicios o se venden bienes utilizando dispositivos automáticos:

Deberá indicarse en dichos dispositivos, en un lugar perfectamente visible, la sede física o dirección postal donde la persona que desee presentar una reclamación o queja pueda tener acceso o solicitar la remisión de las hojas de quejas y reclamaciones.